miércoles, 24 de agosto de 2011

CARLISTAS (REQUETES)



Insignia esmaltada en plata 916 representa un águila bicefala coronada en el pecho escudo del Requete con la cruz de Borgona con la letras "D" "P" y "R" Dios Patria y Rey. Tamaño 25x18 mm , 2.50 mm de grosor. Peso 3.2 gr.



Parche de tela serigrafiado escudo con águila bicefala coronada con la cruz de Borgoña en rojo tamaño 6x7,5 cm se llevaba cosido en el lado izquierdo del pecho. 


Insignia metálica  para poner el en botón del bolsillo, representa la bandera con la cruz de Borgona coronada con la letras "D" "P" y "R" Dios Patria y Rey. Tamaño 19.5x16.5 Mm. 0.05 Mm. de grosor. Peso 0.9 gr.



En las elecciones de febrero de 1936 los Carlistas consiguieron 10 escaños en las candidaturas de la derecha. los Carlistas rompieron con los Alfonsinos en abril de 1936 y prepararon su propio levantamiento armado contra la República, bajo la dirección de Manuel Fal Conde, que había conseguido aumentar espectacularmente la influencia del Carlismo en Andalucía, y de José Luis Zamanillo, delegado nacional del Requeté (milicias armadas del carlismo), que habían formado la junta suprema militar Carlista.
REQUETES EN BILBAO 1936 FOTO EXTRAÍDA DE INTERNET
Sin embargo, tras largas negociaciones acabaron sumándose al que preparaba el ejército y que daría lugar a la Guerra Civil Española, en la que participaron unidades de voluntarios Carlistas, agrupados en tercios de Requetés, los cuáles tuvieron una actividad destacada. Bajo el mando del General Mola formaron una columna que trató de tomar Madrid, no siendo detenida hasta el puerto de Navacerrada. Sin embargo, ya desde el comienzo de la guerra los Carlistas, y en especial su líder Manuel Fal Conde, tuvieron serias divergencias con la jefatura de la sublevación. Entretanto, a la muerte del pretendiente Alfonso Carlos el 29 de septiembre de 1936 Javier de Borbón-Parma asumió la regencia, tal como había dispuesto el pretendiente.
PELAYOS MILICIA INFANTIL DEL REQUETE
FOTO EXTRAÍDA DE INTERNET
El carlismo se mantuvo dividido, un grupo más intransigente liderado por Fal Conde, con respaldo del regente Javier de Borbón, y otro más identificado con los sublevados, encabezado por el Conde de Rodezno. La unificación impuesta por Franco en abril de 1937 con la Falange Española, en contra de la opinión de Fal Conde y del regente, contó con la aceptación de la mayor parte de los Carlistas en el frente, especialmente el apoyo del Carlismo navarro y de parte del vasco, que apoyaba al Conde de Rodezno. El Regente expulsó de Comunión Tradicionalista a los que aceptaron puestos en el nuevo partido único, la Falange Española Tradicionalista y de las Jons, y tras una entrevista con Francisco Franco fue expulsado de España, estableciéndose en Francia. La unificación terminó con el carlismo como partido, aunque no como fuerza política, y aunque perdió sus periódicos y edificios, mantuvo una cierta influencia en el gobierno franquista, a través del ministro de justicia, que era el Conde de Rodezno, al tiempo que los Carlistas manifestaban su disgusto con la ideología parafascista que predominaba en la Fet y de las Jons. Con la ocupación alemana de Francia los nazis detuvieron al Regente Javier de Borbón-Parma y lo trasladaron al campo de concentración de Natzweiler y luego, ante el avance de los aliados, al de dachau hasta su liberación.







No hay comentarios: